A pesar del panorama desalentador al que ha tenido que enfrentarse, el periodismo digital al haber estado rezagado por mucho tiempo a replicar noticias, éste continúa buscando su camino en nuestro país. A través del presente artículo se pretende analizar una estrategia aplicada por el periodismo digital en Colombia para  fortalecerse en medio de un mundo en el que dominaban los medios tradicionales: el desarrollo de la transtextualidad en las redes sociales y en los portales informativos.

 

Por: Diana Alejandra Rivera P.

 

Introducción

 

Para el 2010 existían en Colombia 391 medios digitales (Rey y Huertas, 2010), la mayoría de ellos usaban la Internet para masificar los contenidos que ya habían publicado a través de la prensa, la radio o la  televisión, es decir la consideraban como una extensión de los medios tradicionales. 

Años después del gran auge que tuvo entre el 2006 y el 2010 la creación de portales informativos (Rey y Huertas, 2010), muchos medios los continúan usando para re publicar información, indagando poco en torno a la creación de contenidos que articulen diversas herramientas multimedia.

La falta de proyección que se tenía en relación a los alcances de Internet como medio de comunicación donde se podía desarrollar el periodismo, se veía reflejada en la cantidad de dinero que se invertía en la creación de los nuevos portales informativos; el rango asignado a su desarrollo, en la  mayoría de los casos, no superaba los $5’000.000 de pesos (Rey y Huertas, 2010).  De acuerdo a un estudio comparativo desde la perspectiva de la redacción periodística tradicional y las teorías modernas de redacción en formato digital entre las versiones impresas y digitales de los principales diarios colombianos, se concluyó que "el periodismo digital en Colombia era casi inexistente" (Sánchez, 2008, citado en Gascón y Segura, 2012).


  

Comúnmente suele verse a la Internet como un medio que amenaza a los medios tradicionales, pareciera existir un pánico colectivo en relación a los alcances que ésta pueda tener,  al grado que posicionarla  por debajo de  la radio, la televisión y la prensa podría ser una idea irracional y descabellada para muchos, a pesar de los  decenios de ventaja que le llevan éstos en la construcción de audiencias y en el diseño de técnicas de captación de públicos.

Partiendo de la hipótesis de  que en el mundo hay tanta información como personas ávidas de estar informadas, no parece práctico contraponer un medio a otro, menos si se tiene en cuenta que hay toda una amalgama de usuarios que poseen diversas formas de relacionarse con los contenidos, en otras palabras si no existe una única forma de producir ni de consumir información. Lo anterior no quiere decir que se niegue el impacto de Internet en las estructuras y modelos de negocio de las empresas periodísticas (Sánchez, 2008, citado en Gascón y Segura, 2012), pero sí que  cada medio debe preocuparse por potenciar sus capacidades para brindar información de calidad y cautivar a sus audiencias. 

Aunque en Colombia algunos portales informativos persisten en la replicación de  información de otros medios; también han surgido portales  nativos de Internet, que sólo desarrollan contenidos para este medio, tal es el caso de Lasillavacía.com, portal que ha tenido buena acogida entre los lectores, (desde su creación en 2009 ha logrado sumar más de 40.000 seguidores a su cuenta de Twitter).

En cuanto a los portales informativos que se desprendían de medios tradicionales, se debe destacar el trabajo de eltiempo.com y elpaís.com, únicos portales de este tipo que desde el 2008 indagaron en torno a las exigencias y al estilo de redacción que demanda la red (Sánchez, 2008, citado en Gascón y Segura, 2012), lo que no los exime de haber publicado noticias del impreso y de continuar haciéndolo.

Aunque como se evidencia, el periodismo digital no ha sido desarrollado intensamente en el país, desde sus primeras apariciones ha estado indagando en torno a estrategias de supervivencia que le permitan  subir sus niveles de audiencia y financiarse, es así como ha identificado a la transtextualidad y a la venta de pautas publicitarias como dos posibles salidas.


 

Articulación de redes:

Cada vez es más frecuente que los medios digitales además de publicar sus noticias en sus portales, también compartan los enlaces de las mismas a través de sus cuentas oficiales en redes sociales virtuales como Twitter o Facebook. Es así  como cada una de estas publicaciones puede re-direccionar a millones de usuarios al lugar de origen de la información. Durante el análisis  del comportamiento de esta forma de auto-promoción, se introducirán algunos conceptos como información directa y tipologías transtextuales en el periodismo digital.

Cada red ofrece unas herramientas de difusión propias que contribuyen a la diseminación informativa, en el caso de Twitter el retweet es la principal de ellas y en el de Facebook la opción de compartir, es la que le más aporta a éste fin.

Aunque Facebook permite la publicación de párrafos grandes de texto y subir imágenes, los medios no suelen re escribir sus noticias en esta red; en cambio sí acostumbran publicar  en ella links que direccionen a los lectores a sus portales informativos.

Las posibilidades ofrecidas por Facebook para publicar contenidos distan de las diversas herramientas brindadas por las plantillas y códigos de programación que componen los host de los portales donde  los medios alojan su información. En las publicaciones de dicha red, no se puede destacar información a través del uso de negrilla, ni enlazar contenidos.

Por lo anterior es usual  que el cuerpo de una publicación noticiosa en Facebook este compuesto por  una o dos líneas de información acerca del acontecimiento noticioso –ésta se caracteriza por ser parcial e indirecta, no presenta  la noticia como un todo sino fragmentos de ella-, y  por un link que re direcciona al lector al portal de origen de la noticia, lugar donde sí puede acceder a la información completa.

La visualización de los links predefinida por Facebook muestra cuatro partes de las noticias: título, lead, imagen principal y dirección web del portal de origen.

 

Visualización de un link noticioso publicado en Facebook. 2015. Recuperado de: https://www.facebook.com/eltiempo/posts/10152739912227805

 

A pesar de la exigencia de realizar un re-direccionamiento para acceder a la información completa, los usuarios suelen retornar a las redes para comentar las publicaciones. Podríamos afirmar entonces que la estrategia usada por los medios es efectiva, a través de un solo producto noticioso generan opinión en las redes y promueven los contenidos de sus portales. En este caso particular la articulación resulta vital para el posicionamiento de los medios, pues de publicar sus contenidos completos en las redes aumentarían el tiempo de consulta en éstas pero ¿quiénes visitarían sus portales?, ¿quién vería la publicidad de las empresas que pautan en estos sitios web? , probablemente sus  usuarios únicos (personas que visitan al menos una vez al mes sus portales), pero ¿son estos suficientes para garantizar la vida de estos medios?

 

Visualización de comentarios realizados por usuarios de Facebook tras la publicación de un link noticioso. 2015. Recuperado de: https://www.facebook.com/eltiempo/posts/10152739912227805

 

A la movilidad de los lectores la veremos como una derivación de lo que Genette (1989) denominó transtextualidad, es decir como el resultado de la relación establecida entre varios textos, (lo anterior no implica que en este texto incluyamos sus cinco tipologías relacionales).

Es de nuestro interés evidenciar cómo en búsqueda de la auto-promoción, las empresas informativas hacen que un texto tome diferentes formas que posteriormente se publican en diversos sitios web  y se interrelacionan entre si, creando un circuito de información dosificada que suele llevar a los lectores hasta los portales de origen único lugar donde se accede a las  noticias completas. Es así como la escasa información en torno a la noticia “Sigue la búsqueda de seis colombianos tras terremoto en Nepal” que obtuvimos a través de un enlace en Facebook, se completa al consultar el  portal de origen:

 

Visualización de una noticia publicada en un portal informativo. 2015. Recuperado de: http://m.eltiempo.com/mundo/asia/sigue-la-busqueda-de-seis-colombianos-tras-terremoto-en-nepal/15628916/1

 

Y se “actualiza” tras el surgimiento de nueva información:

 

Visualización de una noticia  publicada en un portal informativo. 2015. Recuperado de: http://m.eltiempo.com/mundo/asia/sigue-la-busqueda-de-seis-colombianos-tras-terremoto-en-nepal/15628916/1

 

Visualización de una noticia  publicada en un portal informativo. 2015. Recuperado de: http://m.eltiempo.com/mundo/asia/sigue-la-busqueda-de-seis-colombianos-tras-terremoto-en-nepal/15628916/1

 

Como se mencionó, la principal característica de esta forma de relación transtextual es la auto promoción, es por esto que varían las formas en las que se presenta la información, y se guía a los lectores hacía el portal de origen de los contenidos.

Las variadas formas en las que se presenta la información, dependen en gran medida del lugar donde se publique la misma; es así como en el caso de Twitter la formula Título, lead, imagen y dirección del portal cambia. En esta red algunos medios publican los titulares de sus noticias junto con los links de re direccionamiento a sus portales, otros optan por publicar un resumen del contenido de las noticias y los links de redireccionamiento, algunas acompañan la información con una de las imágenes publicadas en la noticia, otros deciden publicar fotografías que correspondan a los protagonistas del acontecimiento pero que difieran de las ya publicadas en los portales. En otras palabras en materia de creación de contenidos digitales, cada medio sigue su “línea editorial”.

Re dirigiéndonos de nuevo a  la interrelación textual usada en el periodismo digital, vale la pena aclarar que la publicación de links en las redes no es la única forma posible de entrelazar contenidos. Como se puede observar en la anterior imagen, es usual que en el desarrollo de la noticia, es decir en su cuerpo, se inter relacione a ésta con otras noticias que le brindan  información adicional al lector, llevándolo hacia otros horizontes informativos. Podríamos afirmar entonces, que los links publicados en las redes establecen relaciones transtextuales de circulación y que en el segundo caso se crean relaciones transtextuales de contextualización.

Para tratar de hacer más claro este planteamiento visualicemos ambos tipos de relaciones transtextuales en las siguientes gráficas:

 

CASO 1

 

Como podemos observar, en este caso los portales usan sus redes sociales para redireccionar a sus lectores a sus páginas web, lugar desde donde  los redireccionan de nuevo a las redes sociales, invitándolos a que compartan  los contenidos. Inicialmente se guía al lector desde un lugar de menor información a uno de mayor contenido informativo, para posteriormente llevarlo de un lugar de menor interacción a uno de interacción activa como las redes sociales; pues la única posibilidad que tienen los lectores de manifestar su opinión en los portales es comentar los contenidos, (acción que sólo pueden ejecutar quienes tengan una cuenta registrada en dichos sitios web).  

 

 

CASO 02

 

 

En este caso el direccionamiento lleva a los lectores por otras noticias, sitios web y redes sociales, que les aportan diferentes datos sobre el hecho noticioso que consultaron inicialmente.

En torno a la relación establecida entre un texto y otros a través de enlaces Gascón y Segura (2012) realizaron un estudio sobre Elespectador.com y Eltiempo.com, analizando la cantidad de unidades de contenido publicadas en las primeras páginas de dichos diarios y el número de enlaces  que contenía cada unidad, concluyendo que el uso de los enlaces era “escaso y superficial”. A diferencia de dicho estudio, el presente texto no pretendía establecer una análisis cualitativo de la hipertextualidad o transtextualidad en el periodismo digital, sino indagar en torno a las diversas formas que adquiere una noticia dependiendo de su lugar de publicación, y evidenciar las rutas de consumo que ejecutan los lectores entre las redes y los portales.


 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Rey, Germán; Huertas, Carlos, Eduardo. 2010. El quién y el cómo de los nuevos medios. Recuperado de http://consejoderedaccion.org/documentos/emprendimiento/estudio_medios_digitales_2010.pdf

Fondevila Gascón, Joan Francesc; Segura, Herlaynne. "La hipertextualidad en el periodismo digital en Colombia". Hipertext.net, 10 [en línea].  2012. Disponible en: http://www.upf.edu/hipertextnet/numero-10/hipertextualidad-periodismo-digital-colombia.html

Genette, Gerard. (1989). Palimpsestos la literatura en segundo grado. Madrid: TAURUS.