Pero puede ocurrir que en los primeros pantallazos dé con una entrada que me resulte interesante. Este sería un Tramo nuevo derivado de la Trayectoria 1 y podría codificarse así: Trayectoria11, en el que el superíndice indica la entrada en un sitio web cuando avanzo la revisión de mi lista Google (Figura 6).

 

Figura 6: Hago clic en un vínculo que me interesa. Trayectoria 11

 

Imaginemos que entro a Wikipedia, leo el contenido y, al final o en el cuerpo del texto de la enciclopedia colaborativa encuentro un nuevo link de mi interés relacionado con lo que estoy buscando (“ventanas de avión”). Podemos llamar Trayectoria 11,1 a este momento en que sigo el rastro de un vínculo proporcionado por un vínculo previo (Figura 7). La coma (,) en el superíndice indica que entré dentro de un vínculo contenido en un vínculo previo. De esta manera habría tantos exponentes como vínculos siga en el registro. De manera abreviada se podría indicar que una Trayectoria 1(10), con el superíndice entre paréntesis, significa que la persona rastreó 10 niveles de vínculos, esto es entró en un vínculo que condujo a otro vínculo y a otro y a otro, en 10 ocasiones, todos relacionados con la búsqueda central (“ventanas de avión”). 

 

Figura 7: Trayectoria 11,1: en este caso, se ha seguido una secuencia de vínculos, dentro de vínculos, dentro vínculos.

 

Pero puede pasar que entro a Wikipedia y luego salgo de allí y entro a otro vínculo derivado de mi primera búsqueda Google: es decir, retrocedo hasta llegar a las primeras listas ofrecidas por Google. Hago clic en uno de los link y se inicia así una Trayectoria 2 (Figura 8). Entro a un link del diario El País (de España), una noticia sobre nuevas estructuras de las ventanas de los aviones (Trayectoria 2). En la noticia encuentro un link a una empresa productora de plexiglass y leo (Trayectoria 21). Luego regreso al texto de El País y veo otro link sobre un estudio realizado por una agencia de seguridad aérea que recomienda aumentar el calibre de los materiales de las ventanas (Trayectoria 22), y sorprendentemente encuentro en el sitio web de la empresa un dato interesante: la empresa sugiere que, para mayor seguridad, los aviones no deberían tener ventanas. Hay un link sobre un estudio realizado por el MIT sobre aerodinámica y accidentes de aviaciones y lo leo (Trayectoria 22,1). Y de repente me quedo paseando en la página web del MIT y me dedico a leer sobre el laboratorio de cultura fotográfica del Instituto. He abandonado mi búsqueda inicial sobre ventanas, y me entretengo en otra cosa (Trayectoria 22,1,/1).  La diagonal señala una ruptura en la secuencia de vínculos.

 

Figura 8 Trayectoria 2. Retorno al listado Google y elijo una nueva entrada.

 

De esta manera la siguiente codificación Trayectoria 1(7),2/1ÒTrayectoria 21,2,3(6), está indicando que la persona empezó una búsqueda (Trayectoria 1), entró a un link de la lista Google y dentro de ese link encontró otro nuevo y así sucesivamente siete veces.  Luego retrocedió un paso y buscó un subvínculo 2. Luego dentro de este subvínculo encontró otro que no tenía nada que ver con la búsqueda original (de ahí la diagonal). Luego emprendió una nueva búsqueda (Trayectoria 2) a partir de la lista Google, y en la lista buscó un vínculo (1), retrocedió y buscó un vínculo 2, retrocedió y buscó un vínculo 3, y en el vínculo 3 rastreó dentro del vínculo que lo condujo a otro vínculo interno y a otro y a otro, seis veces. Este ejemplo ofrece una representación sintética de una trayectoria tipo búsqueda (googleando): estas trayectorias empiezan con revisiones de listas de links o entradas, hasta que cesa la trayectoria.

En cambio, la trayectoria de segundo tipotiene un destino final preciso, corto, que eventualmente puede ser desviada por una presencia llamativa en la web. No empieza con listas. Es una Trayectoria 11 sin más términos, en que el superíndice representa mi entrada al correo electrónico o a la revista que deseo leer o al video que necesito ver. Eventualmente, la presencia de un video como Nivea Teststress puede desviar mi curso, y convertir mi navegación en Trayectoria 1/Trayectoria 2.El tercer tipo de trayectoria supone sucesiones de Trayectorias cortas con algunos tramos en que se siguen links dentro de links: por ejemplo, Trayectoria 1/Trayectoria 2/Trayectoria 31/2/3/Trayectoria 4… Este tipo de trayectoria es frecuente, por ejemplo, entre quienes van pasando de una página de Facebook a otra, atisbándolas.

Al hablar de navegación en la web se suele ignorar los diferentes modos de navegar. La navegación está hecha de diversos tipos de trayectorias. Y ciertos tipos de plataformas y sitios favorecen trayectorias de tipo 3, mientras otras se caracterizarían por trayectorias de tipo 1 o 2. En términos de tipos de trayectorias puede notarse una diferencia sustancial entre Google y Facebook, por ejemplo.

Además de los aspectos mencionados antes, a la hora de representar una trayectoria podrían añadirse algunos códigos para señalar y representar procedimientos web como cargar archivos, descargar archivos, tomar datos, subir datos, producir contenidos, llenar registro; momentos en que cesa o hay interrupción en la secuencia de navegación (punto final/punto seguido/punto aparte), o el hecho de que –simultáneamente- un usuario navega despreocupadamente (trayectoria tipo 3), revisa su correo electrónico (trayectoria tipo 2), escucha música de Thelonious Monk en You Tube, esto es, emprende búsquedas selectivas (trayectoria tipo 1), o llena un formulario en internet. Una etnografía de las trayectorias en la web puede arrojar hallazgos mucho más interesantes que la sosa contabilización de las horas de permanencia de las personas en Facebook o Internet, deporte favorito de la quantofrenia de una parte importante de la ciencia social normalizada de estirpe anglosajona (Figura 9). Un instrumento inestimable para el estudio de trayectorias en la web lo proporcionan, por fortuna, los propios buscadores: para este tipo de estudios se le puede solicitar a las personas proporcionar copia de su historial. 

 

Figura 9 La quantofrenia de algunas de las ciencias sociales se asemeja significativamente a la quantofrenia de los mercadeadores, como se advierte en este ejemplo.

 

Pero volvamos atrás.

Lo interesante es que mi llegada al comercial de Nivea no siguió ninguna trayectoria googleada. Buscando mi servicio de correo en Yahoo di con la noticia de Nivea.  Es decir, es probable que sin ese canal, que justamente se caracteriza por traficar entre fronteras, jamás hubiera sabido de esta campaña publicitaria. Si Google permite trayectorias por búsqueda en cualquiera de los modos clasificados en esta curaduría, Yahoo procura trayectorias por exposición y contagio, esto es, procura trayectorias llamando mi atención en Yahoo Noticias, por ejemplo. Alrededor de los servicios de web y los sitios como Yahoo, You Tube, Gmail, a los que uno va con propósitos precisos, florecen oportunidades de activación de trayectorias de navegación por contagio, esto es, por links y objetos que llaman la atención. Por esa razón, estos sitios –por decirlo de algún modo- inmóviles requieren todo tipo de mecanismos de movilización y animación del tráfico. De hecho, el mismo Google destaca, en la última versión, un conjunto de servicios y aplicaciones (traductor, gmail, contabilizador de citaciones, calendario, Google Drive, Maps, Blogger, etc) que alientan el tráfico, tanto que esta plataforma se ha convertido en mucho más que un buscador. Si de camino a mi correo Yahoo di con una Nivea metamorfeseada en noticia, rondando Google estoy tentado a pasearme y juguetear con Google Earth.

Alrededor de estos lugares fronterizos y transfronterizos a los que uno se dirige de manera directa (Yahoo, Facebook, You Tube, Taringa, Gmail, Softonic, Amazon, Mercadolibre, eBay) van cuajando innovaciones y abigarramientos en que se entremezclan información, publicidad, entretenimiento y artes[1] que desvían, alargan y diversifican las trayectorias de los usuarios (Figura 10): en esa perspectiva animar el tráfico usando ambiguamente información y publicidad, información y entretenimiento, publicidad y entrentenimiento se convierten en recursos frecuentes.

Este es el primer estremecimiento que se advierte en la publicidad de Nivea: aprovechó el tráfico fronterizo de Yahoo para capturar trayectorias directas y redirigir algunas hacia la campaña publicitaria. De esta manera, se usa la condición magmática y entremezclada de la web para convertir una Trayectoria 11 en Trayectoria 1ÒTrayectoria 21, diversificándolas[2].

Hay un segundo estremecimiento derivado de observar Nivea Teststress: se trata de la fusión de una de las formas más singulares de la neotelevisión, el reality show, con uno de las formas más interesantes de acción y movilización artística y social a través de la web: los flashmobs. De este aspecto me ocuparé en la siguiente curaduría.

 
Figura 10 En la parte superior, Wikipedia. En medio, de izquierda a derecha, Yahoo, Amazon y eBay. Y en la parte inferior Facebook. Con excepción de Wikipedia, todos consideran algún tipo de publicidad.
 
 
Cali, 14 de noviembre de 2013
 
 
Julián González
 
Profesor Escuela de Comunicación Social
 
Universidad del Valle
 
 

Notas

[1] Esta escala para la búsqueda y construcción de datos supone que el nivel 1 corresponde al de menor dificultad y 10, el de mayor dificultad. Los datos de nivel 1 son fácilmente rastreables usando la web, internet y bases de datos digitales de relativo fácil acceso (gratuito o de bajo costo). Basta con incluir el término en Google y se obtendrán resultados significativos y precisos (y con frecuencia, abundantes). El nivel 2 considera una búsqueda fácil en internet y la web, pero supone un procedimiento adicional: discriminar y decantar, con algún cuidado, la información obtenida. Es decir, hay abundantes datos automáticos (links), pero es necesario decantarlos. Los de nivel 3 implican un número menor de datos y links arrojados a través de los motores de búsqueda y exigen un cierto nivel de decantación. Es decir, el número de datos es menor que en los niveles 1 y 2, y demandan una cierto examen cuidado. Los datos de nivel 4 implican realizar dos o tres movimientos en los motores de búsqueda, de manera tal que se obtiene un conjunto de datos y, a partir de ese conjunto previo, se construyen los criterios de búsqueda/construcción del dato final. Es decir, la primera búsqueda es precondición para avanzar en la segunda búsqueda y final. Los datos de nivel 5 implican cruzar datos y establecer inferencias y comparaciones. Esto es, en este caso, el dato no está disponible en la web sino que, en la mayoría de los casos, es indispensable realizar dos o más búsquedas de datos (tipo 2, 3 y 4) y luego establecer comparaciones (hacer divisiones, establecer relaciones) para crear o construir el dato requerido. Los datos de nivel 6 implican exploraciones sin ninguna garantía de obtener resultados. Este tipo de datos son, literalmente, búsqueda de una aguja en un pajar y requieren experimentar muchas rutas, probar una y otra vez, hasta encontrar una pista que conduce al dato deseado. Es el tipo de trabajo que realizan, por ejemplo, algunos hackeadores primerizos: ubicar el número de cédula de una persona y su declaración de renta, averiguar si la persona estuvo fuera del país en un periodo específico. Todos los niveles de dificultad de 1 a 6 suponen el uso casi exclusivo de la web para construir y obtener el dato. Para estas búsquedas pueden ser útiles, además de Google, los metabuscadores, esto es buscadores que buscan en buscadores, como www.metacrawler.com, ixquick.com/esp, www.buscopio.com, www.dogpile.com, www.kartoo.com. Adicionalmente, los datos de los niveles 4 a 6 exigen, con frecuencia, traducir inglésDcastellano. Para ello es útil tanto Google Translate (https://translate.google.com.co) como un traductor más eficiente y confiable: babel fish (http://www.babelfish.com).

 El nivel 7 implica tareas de rastreo de información dentro y fuera de la web: bibliotecas, archivos y textos en hemerotecas, notarías, directorios. Es decir, este nivel de datos subraya un hecho que, a veces, no parece evidente: la información que hay en la web es muy pequeño en relación con los big data no web. Los datos nivel 7 implican los trabajos de rastreo de documentos y reportería clásicos en el periodismo. Eventualmente estos datos se pueden encontrar en algún sitio web no rastreable por los motores de búsqueda (web profunda, oscura o invisible).  Los datos de nivel 8 suponen un rastreo arduo por fuera de la web, dado que no se encuentran en ella. Por ejemplo, el tipo de sangre de una persona o la historia genealógica de un niño huérfano. Estos datos no están en la web profunda, ni superficial, ni en un archivos sistematizado, sino que sólo pueden ser levantados mediante el paciente trabajo de revisar partidas de bautismo, preguntar a personas que cuentan rumores, hurgar en fotografías, hablar con vecinos, ver directorios telefónicos… Los datos de nivel 9 exigen la puesta en marcha de un proyecto de investigación sistemático y prolongado, de meses y años. Y los datos de nivel 10 son aquellos que constituyen auténticos enigmas, apenas esbozados y formulados, asuntos sobre los que casi nadie se ha preguntado.

 [1] Las ventanillas del avión consideran dos caras y una cámara de aire en medio, y algunos pequeños agujeros en la superficie que da al interior del avión.

[1] Para hacerse a una idea de la magnitud de esta cifra es como si cada ser humano vivo en la actualidad hubiera hecho 20714 sitios web. Parece una cantidad poco probable.

[2] 2,25 x 1012 es como si cada ser humano vivo en la actualidad hubiera hecho 321 sitios web.

[3] La aclaración viene al caso en virtud de un artículo publicado originalmente en la revista Time, titulado The Secret Web: Where drugs, porn and murder hide on line, escrito por Lev Grossmann y Jay Newton-Small, y publicado el 11 de noviembre de 2013. Los autores asocian muy estrechamente la web profunda y la web secreta: “La web profunda es una rama específica de internet que se distingue por su creciente y rara mercancía: anonimato completo. Como tal, esta es una herramienta vital para los agentes de inteligencia, las fuerzas de la ley, lo disidentes políticos y cualquiera que necesite o desee conducir sus asuntos on line en privado –el cual es, crecientemente, todo el mundo”. Y sugieren que estas características son aprovechadas por todo tipo de delincuentes. Asociar web profunda y delincuencia le ha resultado inaceptable a muchos sectores. Ver, por ejemplo, cómo una compañía llamada Deep Web Technologies encuentra desafortunada la confusión que ha provocado el artículo de la revista Time, y desestima esta mirada en su sitio web a través de una nota titulada “The Deep Web isn’t all drugs, porn, and murder” (Deep Web Technologies, 2013).

[1] En ese sentido Wikipedia constituye una autentica singularidad en la web: no contiene publicidad. Por supuesto, en tanto sitio colaborativo, las empresas y todo tipo de entidades comerciales se han encargado de desarrollar entradas y artículos dentro de la enciclopedia, en que describen su historia, funciones y características corporativas.

[2] Para quienes consideren que estas transformaciones o genéticas de las trayectorias no son relevantes, baste con señalar que a través de estos procedimientos una generación de usuarios de la web, en particular los más jóvenes, han terminado abandonando el correo electrónico (Trayectoria tipo 2) para informarse más bien a través de Facebook y otras redes sociales (mezcla de Trayectorias tipo 1 y 3).

 

Bibliografía

Augé, M. (1998). Los no lugares, espacios del anonimato: Una antropología de la sobremodernidad. Barcelona: Gedisa.

Deep Web Technologies. (5 de Noviembre de 2013). The Deep Web isn’t all drugs, porn, and murder. Recuperado el 13 de Noviembre de 2013, de Deep Weeb Tecnnologies: http://deepwebtechblog.com/the-deep-web-isnt-all-drugs-porn-and-murder/

Grossman, L., & Newton-Small, J. (11 de Noviembre de 2013). The Secret Web: Where Drugs, Porn and Murder Live Online. Recuperado el 13 de Noviembre de 2013, de The Time Magazine Web Site: http://content.time.com/time/magazine/article/0,9171,2156271,00.html

Revista Semana. (13 de Octubre de 2013). La deep web, red de tinieblas. Recuperado el 28 de Octubre de 2013, de Sitio Web de la Revista Semana: http://www.semana.com/mundo/articulo/red-de-tinieblas/361553-3

Sherman, C. (6 de Septiembre de 2001). Search for the invisible web. The Guardian. Recuperado el 8 de Noviembre de 2013, de http://www.theguardian.com/technology/2001/sep/06/internetnews.onlinesupplement

Templeton , G. (9 de Octubre de 2013). Silk Road: How to be a Deep Web criminal and get away with it. Recuperado el 3 de Noviembre de 2013, de Extremetech Web Site: http://www.extremetech.com/extreme/168277-silk-road-how-to-be-a-deep-web-criminal-and-get-away-with-it