Noticias sobre las Noticias 7

Mirar la prensa y el periodismo, y comentarlos

 

"Las versiones on line de periódicos, revistas, noticieros de televisión y radio, procuran actualizaciones continuas, cada hora, cada quince minutos o cada vez que pueden, y según va desarrollándose la cobertura de un evento. El en tiempo real implica sin duda un achatamiento progresivo del tiempo informativo heredado de la historia acumulada en cuatro siglos de prensa moderna."

 

¿Cómo se anula la experiencia del tiempo en una persona? Todo parece indicar que hay dos maneras de hacerlo: la primera, controlando y eliminando todos los elementos que le permiten percibir el cambio, esto es, destruyendo todo indicio de que ha ocurrido A y luego B, recursos indispensables para hacerse a una idea del devenir del tiempo. Vendar sus ojos y sumirla en la oscuridad, taparle los oídos y bloquear su olfato no son suficientes para anular completamente los indicios o mojones del transcurrir: la respiración y los latidos pueden convertirse en unidad para apreciar el paso del tiempo. Sin embargo, tras un aislamiento duradero y prolongado la persona pierde su sentido de orientación espacial y temporal, e incluso atender los latidos resulta insostenible pasadas algunas horas de esforzada resistencia  y, en consecuencia, la persona termina renunciando a las referencias temporales. Pero este fenómeno no sería, como podría creerse, el resultado final de la pérdida de referencias por anulación de indicios, sino –todo lo contrario- deriva de una hipertrofia de los pocos indicios disponibles acerca del cambio del tiempo. Los latidos del corazón terminan copando toda la atención de la persona hasta privarse de su eficacia como indicador del cambio en el tiempo. Es decir, la otra forma de anular la experiencia del tiempo opera mediante el exceso de indicios. O, para decirlo en un término caro a Paul Virilio (1996; 1997), mediante la multiplicación de accidentes. El exceso de cambios, el aumento en la frecuencia de los cambios como ocurre con el parpadeo incesante de las luces estroboscópicas, puede anular la experiencia del tiempo.

Pero algo parecido pasa con la experiencia del espacio: la anulación de referencias espaciales puede minar la percepción del espacio como saben los astronautas hundidos en medio de la nada cósmica o los buzos en la insondable oscuridad marina y sus abismos (Figura 1). Pero la saturación de variaciones también puede producir una suerte de achatamiento del espacio, su allanamiento. Pavimentar una calle es, en sentido estricto, aumentar el número de variaciones, multiplicar sus irregularidades hasta producir la sensación de que todo es regular (Figura 2, Figura 3; y Figura 4).

 

Figura 1: La Tierra, a la vez ante el cosmos insondable y, ella misma abismal y azul, marina.

 

Figura 2 Calle sin pavimentar. Se aprecian muchas irregularidades (protuberancias al lado de pequeñas llanuras). Aquí el número de irregularidades por centímetro cuadrado es menor que en una calle pavimentada (ver Figura 3)

 

Figura 3: No se aprecian irregularidades, pero al hacer un close up se notaría que, por centímetro cuadrado, han aumentado el número de pequeñas irregularidades. La suma de estas irregularidades produce el efecto de allanamiento, achatamiento y sensación de regularidad general.

 

La homogeneidad de la calle pavimentada se produce mediante la multiplicación de pequeñas irregularidades que la hacen, paradójicamente, regular. Una situación similar se aprecia también en relación con las velocidades. Una persona que viaja en una bicicleta en descenso puede sentir mayor sensación de velocidad a 35 km/hora, debido a que experimenta las irregularidades del viaje -viento en la cara, sucesiones de saltos, aparición y desaparición de objetos ante su campo visual- que un viajero desplazándose en un avión que sobrevuela las nubes a 700 o 1000 kms por hora. Es decir, la disolución de las irregularidades perceptibles mediante la multiplicación acelerada y veloz de pequeñas irregularidades, produce el efecto de quietud, de suspensión en la nada, del viaje en un avión veloz, una sensación de estar inmóvil apenas perturbada cuando se cruzan turbulencias o cuando se empieza el descenso. La multiplicación de accidentes menores y sucesivos produce la sensación de que no hay accidentes.

 

Figura 4: ¿Parece más irregular, desorganizada, Cali que Nueva York? Al menos, parece más recordable y memorable: la saturación de irregularidades (miles de edificaciones juntas, aglutinadas, apretándose en el espacio procura una cierta impresión de orden caótico, del que hablan con frecuencia los teóricos de los sistemas dinámicos)